GOOGLE HOME TRAS UN MES DE USO, ¿RECOMENDABLE?

Tras casi un mes de uso desde la adquisición del altavoz inteligente de Google, el Home mini, al que he exprimido al máximo, es el momento de realizar una evaluación de este nuevo compañero de piso que ha entrado a mi vida y ya adelanto, que lo ha hecho para quedarse.

Para quien no conozca este dispositivo, se trata del altavoz inteligente del rey de las búsquedas de internet. Es el más pequeño dentro de una amplia familia de altavoces inteligentes, aunque la única diferencia con su hermano mayor en España, el Google Home, es la calidad del audio y lógicamente el precio, en cuanto a acciones y funcionalidades, son lo mismo.

Hablar de Google, es sinónimo de calidad. No existen muchos dispositivos creados por la compañía que hayan decepcionado (a excepción de las Google Glass y Google Q) y este dispositivo no iba a ser menos.

Al abrir la caja encontramos un dispositivo pequeño y bonito (aunque esto depende del gusto de cada uno), del tamaño de la mano y que colocado al lado de nuestro televisor o en cualquier habitación, no desentona y se camufla perfectamente como un elemento más de nuestra decoración. La caja incluye un manual de instrucciones y un cable de corriente, ya que no cuenta con batería y siempre tiene que estar conectado.

El altavoz cuenta con cuatro botones de acción, de los cuales dos son táctiles e invisibles en la superficie que ejecutarán la acción de subir y bajar volumen, un botón desplazable que desactiva el micrófono (o al menos hace que no responda al comando “OK Google”) y un botón inferior que servirá para restaurar el dispositivo.

Una vez conectado a la luz y tras encenderlo, la configuración es realmente sencilla. Nos descargarmos la aplicación Google Home en nuestra store, conectamos nuestro smartphone a la red wifi y una vez detecte al dispositivo, unicamente hay que seguir el tutorial que la propia aplicación nos muestra en pantalla. No se tarda más de 5 minutos en realizar todo el proceso y tras esto…¡ya tenemos a nuestro asistente personal a nuestra disposición!

Es recomendable configurar dentro de la propia aplicación todos los dispositivos compatibles de los que dispongamos, tanto multimedia como puede ser un Android TV, TV Box o Chromecast, como de domótica como pueden ser lámparas, bombillas inteligentes, enchufes wifi, aspiradores, etc. Con esto podremos interactuar con todos estos dispositivos desde el asistente, además de crear las distintas rutinas de las que hablaremos más adelante.

Asistente al uso

A parte de responder a todas las cuestiones que le lancemos al asistente como puede ser “Dime cual es la capital de Checoslovaquia” o “Cuantos habitantes hay en China”, también podemos utilizar al asistente para nuestras tareas rutinarias y que nos ayuda a ahorrar tiempo como agendarnos eventos en nuestro calendario, ponernos un temporizador mientras cocinamos, guardar productos en nuestra lista de la compra, traducirnos frases de un idioma a otro, informarnos del tiempo o de la distancia y tráfico de casa al trabajo. No olvidemos que el asistente es de Google, y se alimenta de toda la información de que le facilita el buscador.

En un apartado de humor también puede cantar, contarnos chistes (muy malos), decirnos ciertas curiosidades o incluso jugar a juegos tan míticos como Akinator o Preguntados con el asistente.

Multimedia

En el apartado multimedia, el dispositivo puede ponernos música tanto de Spotify como de Google Music, tanto si somos Premium, como si no (aunque en este último caso pondrá canciones de manera aleatoria). También podemos solicitarle que nos sintonice emisoras de radio o simplemente que nos informe de las noticias.

Cabe destacar que el sonido del altavoz no es el mejor del mercado, pero este “problema” tiene fácil solución, ya que podemos conectar un altavoz bluetooth como dispositivo de sonido principal y en el momento de reproducir música lo hará directamente ahí.

También podemos lanzar contenido a nuestra televisión como vídeos de Youtube o películas y series si estamos abonados a Netflix. Para esto es necesario disponer de un dispositivo Chromecast, Android TV o TV Box. Esto además nos permitirá subir o bajar volumen a nuestra televisión con comandos como “Sube el volumen al 80%” o incluso apagar y encender los televisores con Android TV.

Este apartado me ha sorprendido de manera muy positiva, ya que la mayoría de veces ha respondido muy bien tanto a las peticiones de música como de vídeos. Aunque tengo que decir que en mi TV Box no consigo reproducir las películas de Netflix, algo que espero corrijan en las próximas actualizaciones.

 

Domótica

En cuanto al apartado de domótica, es la funcionalidad a la que más partido le saco. Existen multitud de dispositivos que se pueden sincronizar con el dispositivo y la lista va en aumento, hacerlo es muy fácil y únicamente se necesita la aplicación de Google Home.

Una vez sincronizas los dispositivos con el asistente, podremos utilizar nuestra voz para encender y apagar luces, encender el aire acondicionado, activar el aspirador o incluso subir o bajar el termostato y persianas. Este es un mercado con un amplio crecimiento y podemos encontrar multitud de dispositivos que nos permiten hacer una casa inteligente a un precio realmente económico y que funcionan muy bien.

Rutinas

Todas las conexiones tanto de domótica como multimedia, podemos utilizarlas para crear las famosas rutinas, que no son más que ciertos comandos en los que configuramos que debe hacer el asistente una vez lo lanzamos.

Por ejemplo, cuando yo le digo al asistente “Buenos días”, automáticamente me informa del tiempo, el tráfico que hay en el trayecto al trabajo, los eventos del día, enciende la luz de la cocina y pone mi emisora de radio favorita.

Pueden crearse rutinas prácticamente de todo, desde que encienda las luces led de varios dispositivos al son de la música, hasta para preparar el café, poner música o apagar todos los dispositivos conectados una vez salgas de casa. Para mí gusto, la mejor función del asistente.

Como curiosidades, he notado que si existen varios integrantes en la casa conectados al asistente, este diferencia por voces y realizará las rutinas o peticiones en cuanto a las preferencias del miembro que lo solicite. Esto quiere decir que, en caso de solicitar que anote en el calendario algo, únicamente lo hará en el calendario del móvil de la persona que lo ha solicitado o realizará una rutina especifica dependiendo de quien la solicite. Es cierto que a veces confunde las voces y puede sacarte de tus casillas, pero normalmente ejecuta la solicitud de manera correcta.

También he notado como la IA del dispositivo va adaptándose a nuestras necesidades. Poco a poco va adaptándose a nosotros. Por ejemplo, antes para encender una de mis lámpara yo debía de decir “Enciende lámpara de salón”, que es como lo tenía en el aplicación, ahora simplemente con decir “Enciende la luz” realiza la acción sin problemas.

En resumen, tras un mes de uso puedo decir que recomiendo el asistente al 100%, independientemente de las tareas o edad. realmente funciona y te ayuda en tu día a día y eso se nota en lo bien que se integra en la vida cotidiana, pidiendo cosas de manera natural, lo que hace que aparte de ser un capricho (que también) nos ayude a ahorrar tiempo.

Como ya sabéis, el mercado de los asistentes están en pleno crecimiento y son muchas las compañías que están lanzando el suyo, como por ejemplo Amazon con “Alexa”, Apple con su “HomePod” o Movistar con “Aura”. Todos cuentan con pros y contras y yo os recomiendo escoger el vuestro acorde a vuestras necesidades

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *